Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro

Emily Dickinson